noticias

Joaquín Sabina deleita a sus fans en el Auditorio Nacional

Aunque el médico le recomendó más días de reposo, Joaquín Sabina no podía perderse su propio concierto en el Auditorio Nacional, así que lo desobedeció, se plantó en el escenario, y ante una multitud que lo ovacionó desde su primera nota, llenó de júbilo y nostalgia la noche de su presentación en la Ciudad de México.

“A veces a uno le pasan cosas que no quiere que le pasen, así que voy a darles el parte médico: primero tuve una gripa que me hizo suspender un concierto, y luego, mientras me estaba curando, una noche en San Luis Potosí tuve una especie de mareo y me di un golpe con una puerta. Juro que solo llevaba dos tequilas.

“Esta es la primera vez que subo a un escenario con gafas oscuras, la razón es porque tengo el ojo derecho entre negro y morado, y aunque me duele mucho privarlos a ustedes del espectáculo de mis hermosísimos ojos, es mejor así”, declaró el intérprete ante un auditorio lleno, como parte de la gira de su más reciente disco “Lo niego todo”.

“Cuando era más joven”, “Lo niego todo”, “Quién más, quién menos”, “No tan deprisa”, “Lágrimas de mármol”, “Sin pena ni gloria” y “Las noches de domingo acaban mal”, fueron los temas que interpretó de su nuevo material discográfico.

Sentado en un banco y junto a él una mesita, de donde tomaba una bebida, Sabina, quien cambió de sombrero y gafas y se quitó el saco, presentó a sus músicos, para luego ceder el escenario a su corista Mara Barros, con el tema “Hace tiempo que no me hago caso” y después a Pancho Barona, con “La del pirata cojo”.

Durante la segunda parte del concierto, Sabina deleitó a sus fans con grandes éxitos, como “Una canción para la Magdalena”, “En el boulevard de los sueños rotos”, tema que concluyó con un grito de ”¡Viva México cabr…!”. La velada continuó con “Y sin embargo te quiero”, tema que puso de pie al público, para cantar con el intérprete. Joaquín Sabina reconoció que en este país siempre han existido los mejores coros.

Foto: Ciudad Sabina en facebook.

A continuación presentó, la que dijo, su canción favorita, “Peces de ciudad”, la cual dedicó a su amiga Ángeles Mastretta, quien se encontraba entre el público.

Las 10 mil personas que llenaron el “Coloso de Reforma” unieron sus voces con el tema “19 días”, y después, en la voz de sus músicos se escucharon “A la orilla de la chimenea” y “Seis de la mañana”.

El intérprete, quien el pasado 12 de febrero festejó su cumpleaños 69, volvió a tomar su lugar al centro del escenario y con su guitarra acústica interpretó “Noches de boda”.

Un público desbordado de emoción interpretó junto con él “Y nos dieron las 10” y “Princesa”. Tras una salida en falso, volvió para cantar “Tan joven y tan viejo”, “Contigo” y “Pastillas para no soñar”.

To Top
X