Conéctate

Busca aquí tu evento favorito

cine

Batman – La Trilogia de Chris Nolan

Christopher Nolan, cineasta vanguardista curtido en el cine independiente, llegó 7 años atrás a una franquicia que tuvo que ser olvidada por Warner Bros. En 1997, debido a los desafortunados manejos de producción, resultando poco creíbles sus tramas incoherentes en un universo casi burlesco y pasando por directores tan excéntricos que solo perjudicaban más a la imagen del héroe, Batman entró en un estado de hibernación, intentado ser despertado por varios y logrando resurgir por uno solo. Ahora en este 2012 el propósito que nadie había concebido en el pasado se cumple. Christopher Nolan se ha convertido en el primer realizador cinematográfico en terminar una trilogía de Batman.

Esto no fue una tarea sencilla, el estudio ya había estado en búsqueda de alguien que retomara la franquicia, pero todos los intentos quedaron en el aire y se desmoronaron por falta de apoyo de la misma casa productora. Warner sufría el síndrome de la “novia dejada”, no quería sentirse “enamorado” por ningún otro director y luego sentir que la dejaban “vestida y alborotada”, por eso el recelo de soltar el nuevo filme de Batman era tan pesado y estigmático.
Yendo hacia el pasado, está la incógnita de ¿por qué Tim Burton no terminó la primera trilogía que empezó en 1989? Cuando Burton entregó “Batman Returns” en 1992 a la audiencia tuvo un gran margen de ganancia en taquilla, pero la ambición de Warner era mucho más grande. El tono oscuro, violento y con supuestas referencias sexuales, fue una campaña de desprestigio que muchos padres de familia de la época apoyaron, logrando que McDonald’s cancelara los juguetes de la cajita feliz. La respuesta es absurda a pesar de las evidencias, y para el siguiente filme le restringieron la silla de Director a Burton, ofreciéndole sólo el rol de productor. Fue así como se vio sesgado culminar o continuar una trilogía que prometía ser fiel a los fans y al público cinéfilo.
El primer intento serio de revivir la franquicia fue en 2000 cuando Warner Bros contrató al cineasta independiente Darren Aronofsky para, decididamente, hacer la adaptación del cómic “Batman: Year one”, el cual explora los inicios y orígenes de Batman en Ciudad Gótica. Aronofsky, entusiasmado, contrató a Frank Miller, el escritor original del cómic para hacer el guión, pero Warner descartó la idea de realizar el filme bajo razones desconocidas. David Huges escribió en su libro Tales from Development Hell las posibles razones por las que jamás se realizó el filme. Hubo severas libertades creativas para atrapar la atención del estudio; Darren habló de filmar en Tokio y usar a Clint Eastwood en el papel de Bruce Wayne. Miller y Aronofsky entregaron una historia dura que hablaba de un Bruce que había crecido en las calles y había sido solapado por un mecánico afroamericano llamado “El gran Al” (Haciendo referencia al mayordomo Alfred) y cómo sacaría la frustración del asesinato de sus padres a través de combatir la corrupción a modo de venganza. “Para convencer al estudio dije: “Es como si “Vengador anónimo” (1974) o “Contacto en Francia” (1971) se encontraran con Batman. En este filme Gordon sería como una especie de “Serpico” (1973) y Batman como Travis Bickle de “Taxi driver” (1976).” A pesar de que Aronofsky no hizo el proyecto, se rumora que para el relanzamiento de franquicia en 2016, él vuelva como el nuevo director.
Para 2003 Christopher Nolan fue contratado, y teniendo sólo dos filmes independientes en su carrera (“Memento” e «Insomnia”), logró convencer a Warner para iniciar una trilogía que marcaría tendencia a nivel mundial. “Encontrar los orígenes del personaje, esa es una historia que jamás ha sido contada”. Fue lo que dijo Nolan y compartió que la base de este nuevo filme debía ser el realismo y lo humano que puede reflejar la trama, dejando atrás la figura del héroe imposible y extraordinario.
Los cómics que Nolan eligió como su partida fueron “Batman: The Man Who Falls”, que muestra cómo es que Bruce Wayne descubre accidentalmente de niño la baticueva al caer en un pozo lleno de murciélagos y presencia el asesinato de sus padres, convirtiéndolo en un viajero errante por el mundo. “Batman: The Long Halloween”, también sirvió de base, ya que se tomó al villano mafioso Carmine Falcone y varios elementos de su narrativa. El otro cómic que también sirvió fue nuevamente “Batman: Year One”, ya que se tomaron aspectos tanto de su historia, como del contexto del arranque del personaje. En 2005 la película llegó a las marquesinas, plasmando una obra que no era propiamente la adaptación de Miller y Aronofsky, pero que le era fiel a un público demandante, tanto de fans del cómic, como de cinéfilos que esperaban el regreso del caballero de la noche.
Uno de los avances técnicos más importantes que Nolan ha aportado a la trilogía es la implementación del sistema IMAX, el cual se empezó a utilizar desde la secuela “The Dark Knight”, al filmar las secuencias de acción en 70 milímetros, obteniendo una atmósfera visual más enriquecedora captando las escenas en un amplio rango de celuloide. Actualmente, varios filmes de la industria hollywoodense han seguido el ejemplo y se explota a gran escala este tipo de formato en las salas cinematográficas. La nueva entrega “The Dark Knight Rises” se había planeado para filmarse enteramente en IMAX, pero como las cámaras son sumamente ruidosas en las escenas de diálogo era imposible, así que el filme tiene 50 minutos aproximadamente en esta tecnología y el resto fue filmado en 35 y 70 milimetros para combinar el aspecto visual.
Christopher Nolan se encuentra en la cúspide de su carrera, ha roto la maldición de los directores que no lograron terminar las franquicias de Batman y su trilogía seguramente pasará a la historia del cine, no por el abuso de efectos especiales, ni por darnos a un Batman sorprendente o caricaturizado, sino por entregarnos al Batman que necesitábamos, a ese encapuchado que puede llegar a ser real, por hacernos creer que es posible tener a un vigilante nocturno, por demostrarnos que Bruce Wayne vive y tiene miedo, pero Batman es su valentía y por entregarnos la metáfora que el caballero de la noche es tan humano como todos nosotros.
Saludos Góticos.
H.

Fuente: Hidalgo Neira / Habitacion101.com

Anuncios.
Advertisement